lunes, 9 de diciembre de 2013

El diluvio universal

Está escrito en las Sagradas Escrituras, que Dios se cansó de las maldades de los hombres y decidió castigarlos inundando toda la faz de la tierra, por tanto, que no quedará nadie en ella, nadie excepto un hombre y su familia, éste era el único que había seguido siendo leal a sus doctrinas; se llamaba Noé. Dios se dirigió a él y le dijo que construyera un arca para toda su familia y que debía ser de considerable dimensión, porque debía albergar en ella, una pareja de todos los animales que habitan en la tierra. Noé tardo unos cincuenta años en construirla y después tal y como le ordenó Jehová la llenó de todos los animales vivientes. Después Dios selló el arca y empezó a llover durante cuarenta días y cuarenta noches. Y así está escrito en el Antiguo Testamento, Génesis, Capítulo VII. “La Biblia de Reina Valera 1909”.

“-Versículo 11- El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo a diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas;

-Versículo 12- Y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.”

Comentario al diluvio bíblico

En toda la Biblia la referencia de los pueblos y los hechos que se suceden, es siempre en una zona geográfica concreta, nunca se habla o se hace referencia a ningún otro continente o pueblos existentes. Esta omisión o ignorancia de quienes escribieron los libros que componen la Biblia, hace pensar que creían que la tierra era solo aquello que veía en el horizonte, más allá, no había nada. De hecho, entrada la Edad Media se creía que la Tierra era plana.También no especifica la Biblia como se las apañó Noé para reunir a todos los ejemplares de animales, cómo supo cuantas especies había y más como hoy sabemos, son originarias y viven en distintas partes del planeta. Otra incógnita reside en que solo quedaron con vida Noé y su familia, ¿todos eran de la misma raza? y de no ser así ¿de dónde procedían? La resolución de esta incógnita ayudaría a entender la diversidad de razas existentes hoy.Por otra parte el arca que debió construir para que pudieran caber tantas personas y animales, tendría que haber sido de tales dimensiones, que ni con las técnicas y materiales actuales sería posible. ¿Cómo lo hizo Noé con solo madera?

Estudios científicos sobre el diluvio

Un hecho incuestionable es que nunca ha existido ningún diluvio que abarcara a todo el planeta, todos los científicos han descartado sin lugar a dudas, que este hecho haya podido pasar. Lo que sí existen son muchos estudios y muchas hipótesis de lo sucedido.
  • Los geólogos William Ryan y Walter Pitman, explican que al final de la era glacial, es posible que el Mar Negro aumentara su nivel debido al deshielo, inundado toda aquella zona. Esta inundación del Mar Negro ocurrió históricamente, ahora bien, poder relacionarlo con el diluvio no se ha podido.
  • El hallazgo de fósiles marinos y plantas encontrados en grandes acumulaciones, también han dado lugar a especulaciones o leyendas para pensar en una gran inundación de la zona.
  • Existe la teoría de que el diluvio pudo ser un Tsunami mediterráneo, producido por el estadillo del volcán Etna en Sicilia. Según una investigación esto ocurrió 6000 a.C. y una gran ola dejó marcas en varios lugares del Mediterráneo oriental, como el asentamiento de Atli-Yam (Israel) que hoy en día está por debajo del nivel del mar y que fue abandonado repentinamente alrededor de esa época.
En diversas culturas se habla de inundaciones catastróficas, pero hasta el día de hoy científicamente no se ha podido demostrar si existió o no y cuáles fueron sus causas. Para los creyentes será la mano de Dios, creyentes o no, los científicos seguirán buscando respuestas a este enigma.

 

El reloj del abuelo

El tiempo ha sido unas de las fascinaciones del hombre y llegar a medirlo ha llevado a físicos, astrónomos y matemáticos de todas las épocas a estudiar la forma de poder hacerlo. Desde tiempos remotos estudiaron al sol, las mareas, las fases de la luna, pero necesitaban medir con más precisión el tiempo.Hace cuatro mil años en Egipto, se inventó el primer reloj de sol, pero durante la noche o los días nublados era totalmente ineficaz. Se cree que hace unos novecientos años los chinos fueron los inventores del primer reloj mecánico, con seguridad nadie lo sabe. Lo que sí sabemos a través de la historia del relojes que han pasado por diversas formas y métodos: de agua, de arena, de fuego, hasta llegar al invento del péndulo de Galileo. El primer reloj real.


Galileo

Cuenta la historia que Galileo, que un domingo de 1591, se encontraba en la Iglesia rezando y al mismo tiempo distraído con una gran lámpara suspendida del techo, porque la brisa que entraba por la puerta, la hacía oscilar. En ese vaivén se dio cuenta que el tiempo era constante, aunque el arco de oscilación fuera mayor o menor, los tiempos eran iguales. Al salir de la misa fue directo a su casa e hizo la comprobación con un peso colgado de una cuerda. Era cierto los tiempos eran iguales. En unos de sus estudios que llamó “Discursos” lo que dejo plasmado así: “Supongo que la velocidad adquirida por un mismo objeto móvil sobre diferentes inclinaciones del plano será la misma siempre que las alturas de esos planos sean iguales.

El reloj y la imprenta

El reloj fue un despertar de los biorritmos del hombre de la misma naturaleza que lo fue el alfabeto para la cultura. Se puede afirmar sin temor a errar que su invento está en la línea de importancia con la imprenta, de hecho, durante el Renacimiento, Shakespeare, en el soneto LX hace una clara referencia del reloj con la imprenta en los versos del final:

Como olas que avanzan hasta la pedregosa orilla
se precipitan nuestros minutos hacía su fin,
sustituyendo a la que la precede,
en semejante labor todas compiten (…).
Aún así en tiempos por venir, mis versos perdurarán
loando tu valía, a pesar de la cruel aguja”.


Sin embargo, esta parte romántica del reloj la hemos perdido y todos somos esclavos de él, desde el inicio del día con el despertador, hasta la noche. Y a pesar de esto sigue ejerciendo su embrujo, ¿quíen no se ha dejado el reloj un día? ¡Catastrófico!Volvamos al reloj del abuelo, éste es sin duda el que más nos fascina, es elegante, transmite fortaleza, poderío, como si nos dijera: Yo soy el verdadero dios del tiempo. Su estuche, su caparazón, ha sido fabricado por las mejores maderas, adornados por las bellas figuras y con una gran variedad de colorido e incluso en oro. Ha estado y está en las estancias más importantes de palacios, mansiones, torres o casas y hoy en día nos sigue hipnotizando ese sonido del péndulo que no para tic-tac. El libro “Keeping Time” comenta: “Con su sonido constante y pausado, un reloj de pie puede infundir cierta calma al espíritu, y nos transporta a lo que consideraríamos una época más sosegada Tal vez es la mejor conclusión para que la gente siga encontrando fascinante y atractivo el reloj del abuelo.

Personalidad autoritaria

Una persona autoritaria es aquella que disfruta ejerciendo el poder, sobre una persona, un colectivo o una nación. Una autoridad también es necesario si lo trasladamos al poder legal y es necesaria en cuanto se ejercita sobre un bien público o los intereses de una mayoría. Según el diccionario de la Real Academia Española, tiene varias definiciones pero en referencia al poder legitimo dice: “Potestad que cada pueblo ha establecido su constitución para que rija y gobierne ya dictando leyes, ya haciéndolas observar, ya administrando justicia”.La autoridad forma parte de la historia humana y sin embargo, está en oposición a lo que también más anhela; la libertad. Esta balanza, este equilibrio hace que la persona autoritaria se sienta amenazada ante cualquier opinión en contra de sus pensamientos, decisiones. Parece un contrasentido pero precisamente el autoritario priva a su agresor su bien más preciado, su libertad. Sometiéndole, degradándole, en definitiva, anulándole. A este tipo de comportamientos se la llama en psicología “la personalidad autoritaria”.

Dictadores recientes en la historia como Hitler, Pinochet o Franco, se acogen a este tipo de personalidad y sus hechos lo demuestran sin lugar a equivocaciones, lo que decían ellos es lo que prevalecía y el que no comulgaba con sus ideales eran condenados a muerte por traición.El psicólogo Erich Fromm dijo: “Buscamos evitar la libertad al fusionarnos con otros, volviéndonos parte de un sistema autoritario como la sociedad de la Edad Media. Hay dos formas de acercarse a esta postura: una es someterse al poder de otros, volviéndose pasivo y complaciente. La otra es convertirse uno mismo en autoritario. De cualquiera de las dos formas, escapamos a una identidad separada”.

La obra de Erich Fromm

Fromm hizo un estudio completo de este tipo de personalidad http://www.enciclopediaespana.com/La_personalidad_autoritaria.html, en la que efectuó unas mediciones sobre la actitud, varios análisis basados en test y entrevistas. Los sujetos para el experimento eran en su mayoría delincuentes encerrados en prisión, por lo que su obra recibió muchas críticas. Decían que estaban enfocadas hacia el autoritarismo de derechas, en la época que realizó su estudio y posterior libro era el auge del fascismo y que muchos de los encuestados eran presos políticos.

¿Se hace o se nace siendo autoritario?

Exactamente no se sabe, los psicólogos creen que las personas autoritarias han sido niños o niñas muy protegidos, acostumbrados a salirse con la suya. No tienen empatía, ningún sentimiento hacía los demás, ya que ni lo sienten, ni lo piensan. Cuando se hacen mayores su grado de inflexibilidad puede hacerles agresivos, porque no toleran que nadie les diga lo que tienen que hacer o recibir críticas por algo que han dicho o hecho. Por tanto, como se creen dueños de la verdad, exigen obediencia ciega de quienes trabajan o viven con ellos. La palabra tolerancia no existe es su vocabulario, la tolerancia es aceptar a los demás en sus diferencias, defectos y virtudes, etc. Esta forma de ser es el lado apuesto ante una personalidad totalmente inflexible. Por tanto, suelen ser padres tiranos, jefes insoportables, y sus parejas son sumisas o callan por miedo del dominante.Ante una persona autoritaria lo peor que podríamos hacer, es intentar cambiarla, nos atrapará en su tela de araña para anular nuestra personalidad. Una persona no cambia o es difícil que cambie, en los autoritarios es imposible, ellos son la verdad, ellos son más que Dios o así se ven ellos.No siempre debemos pensar en la felicidad o el bienestar de los demás, la meta primera es ser felices nosotros para hacer felices a los demás y la felicidad no forma parte de la degradación o en la anulación personal.

J.D. Salinger el hombre que quería estar solo

J.D. Salinger era un hombre misterioso, esquivo y enemigo de multitudes. El sueño de su vida era ir a vivir al campo hasta el final de sus días, sueño que realizó al abandonar Nueva York en 1951 tras el éxito internacional de su obra más conocida; El guardián entre el centeno, e instalarse en una casa de campo donde murió. Fue el 27 de Enero 2010 y tenía 91 años. El diario The New York Times en el momento de dar la noticia de su muerte lo clasifico de “recluso literario”. Sólo su gran talento literario superó su acritud de carácter. De esta obra se han vendido más de 60 millones de ejemplares en todo el mundo. El enfrentamiento entre jóvenes y adultos es un tema que se repite en todas las generaciones, por lo que cualquier lector se puede sentir reflejado. He aquí su éxito.

Niño y hombre enigmático

Nació en Nueva York un 1 de enero de 1919, tuvo problemas en todas las escuelas, cambiando constantemente por su carácter hostil. En 1939 asistió a un curso de narrativa corta en la Universidad de Columbia, con este hecho empieza su trayectoria literaria escribiendo para varias revistas.Se alistó voluntario en el ejército al inicio de la II Guerra Mundial. Estuvo cuatro años e incluso participó en el desembarco de Normandía (1944); testigo de horrores de combate, le dejaron una huella en su personalidad y carácter que se verá reflejado en sus posteriores trabajos literarios; Un día perfecto para el pez banana que habla sobre un soldado suicida y también Para Esmé, con amor y sordidez narra a un soldado traumatizado.Su vida personal no era mucho mejor, se casó dos veces y los dos matrimonios acabaron en divorcio, aunque mantuvo varias relaciones con aspirantes femeninas, siempre muy jóvenes.El guardián entre el centenoEs la obra más conocida de J.D. Salinger y en la que se encuentra muchos paralelismos entre su protagonista, un adolescente llamado Holden Caulfield, su propia personalidad y su forma de encarar la vida. En un pasaje del libro el protagonista afirma: ”Me gustaría encontrar una cabaña en algún sitio y con el dinero que gane instalarme allí el resto de mi vida, lejos de cualquier conversación estúpida de la gente”.El libro está narrado en primera persona y en presente, la conclusión es una clara evolución personal del escritor. Sus problemas escolares, sus cambios de residencia, su relación con el mundo al que considera hipócrita.En una conversación con Phoebe un personaje del libro, el protagonista, Holden, explica que le gustaría ser El guardián entre el centeno:"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de dónde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería pero es lo único que de verdad me gustaría hacer".Quizá la fascinación que despierta el libro es el interés por el personaje, descubrir a través del libro el misterio que siempre lo ha rodeado. Huyó de los focos, de los fotógrafos y de las entrevistas. “Hay una paz maravillosa en no publicar. Es pacífico. Tranquilo. Publicar es una terrible invasión de mi vida privada. Me gusta escribir. Amo escribir. Pero escribo solo para mí mismo y para mi propio placer” dijo Salinger en aquella única entrevista.