Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de agosto de 2014

El principio de Arquímedes



 



Arquímedes nació 287 a. C. en el puerto marítimo de Siracusa (Sicilia-Italia), ciudad que en aquel tiempo era una colonia de Grecia. Los pensadores griegos especulaban muchísimo sobre la naturaleza que les rodeaba, pero el origen de este hecho era más por el gusto al ejercicio mental, que la búsqueda de soluciones prácticas a problemas concretos. Así y todo, a veces, los poderosos exigían a sus teóricos algunas soluciones de tipo práctico. Esto es lo que pasó con el Principio de Arquímedes
El rey Hierón de Siracusa quería hacerse una corona de oro y para ese cometido da un alfarero una determinada cantidad de este metal precioso. Cuando la corona está acabada, a pesar de que su peso coincidía con el oro librado, Hierón sospecha que no toda la corona es de oro puro, que parte podría haber estado cambiado el oro por plata. Hierón no podía demostrar el engaño, por eso, encargo a su amigo Arquímedes que busques un sistema para descubrir la verdad.



No sabemos si Arquímedes se vio atraído por el problema que tenía su amigo, pero la realidad es que Arquímedes encuentra la solución gracias a la inquietud de querer explicar todo lo que le envuelve. Decía; “Los sueños son las esperanzas de los tontos” De esta manera un día que estaba en el baño vio que, cuando introducía su cuerpo en la bañera, el nivel del agua subía y que la variación del nivel no estaba en relación con el peso del cuerpo sumergido, sino a su volumen.
Arquímedes plantea la observación a su amigo Hierón y se da cuenta de que había encontrado la solución, de manera que salió a la calle chillando “Eureka” (Lo he encontrado) sin darse cuenta de que estaba desnudo.




Efectivamente, cuando sumergía en agua la cantidad de oro del mismo peso que la corana y después lo hacía con la propia joya, los dos tenían que hacer subir el mismo nivel de agua, pero el nivel del agua ascendía más con la corona, el engaño quedaba demostrado. La plata tiene menos densidad que el oro, por eso en un peso igual, ocupa más volumen.

Arquímedes puede ser el científico más grande de la antigüedad. Sus razonamientos, descubrimientos matemáticos y físicos continúan siendo válidos actualmente. Postuló un método para medir las áreas en las superficies curvas. Encontró la relación entre la circunferencia y el diámetro (valor Pi), el área y volumen de una esfera y numerosas investigaciones geométricas.
Aplicando las matemáticas llega a la conclusión de las doctrinas de la palanca. Construyó un caracol en espiral para subir el agua, obligado por los reyes, inventa diversas armas, unas para lanzar piedras (Catapultas), otras para volcar naves y también los espejos ustorios, con los que, aprovechando la capacidad de reflexión de los espejos parabólicos, incendió la flota romana.
Arquímedes murió 212 a. C. durante la Segunda Guerra Púnica, cuando los romanos capturaron la ciudad de Siracusa, al mando del general Marco Claudio Marcelo, después de un asedio de dos años de duración. Existen varias versiones de la muerte de Arquímedes, aunque todas muy parecidas. En una se cuenta que estaba el sabio trabajando en un problema matemático, cuando entró un soldado y le ordeno ir a ver al general romano, hizo caso omiso y le dijo que primero debía resolver el problema que tenía delante de él. El soldado muy enfado lo asesinó allí mismo con su espada.
Los relatos sobre Arquímedes fueron escritos por los historiadores de Roma mucho tiempo después de su muerte.

Ibn Battuta un viajero medieval del mundo islamico



En el año 1325, partió de su Tánger natal (Marruecos) el joven Abu Abdallah Ibn Battuta, este sería el primer viaje de muchas expediciones que realizaría a lo largo de treinta años y que lo llevaría a tierras muy remotas. Desde la china, Indonesia, Mali, Persia, Rusia, Siria, Turquía, Tanzania y países árabes.

Alejandría, El Cairo y el Alto Nilo.

Ibn Battuta bordeó la costa norte de África hasta llegar a Egipto. Allí vio el faro de Alejandría, una de las maravillas del mundo, y que por aquel entonces solo estaba parcialmente destruido.
Del Cairo dijo: “Alcanza el máximo en habitantes y puede enorgullecerse de su esplendor y belleza”, quedó maravillado de sus navíos, jardines, bazares, de los edificios religiosos y de las tradiciones de la ciudad.
A continuación, remontó el Nilo hacía el alto Egipto. Durante el viaje visitó las madrazas, que así se les llamaba a las escuelas corintias, también visitó monasterios a fin de conocer a los hombres piadosos que habitaban en ellos.

Un largo desvió para llegar a La Meca

Su intención era cruzar el mar Rojo a través del desierto, navegar hacia el oeste de Arabia y de allí a Medina y luego a La Meca. Sin embargo, una guerra le cerró el paso y no tuvo más remedio que regresar al Cairo.
Ibn Battuta se dirigió al norte, a Gaza, y de allí a Hebrón, donde se creía que estaban las tumbas de Abraham, Isaac y Jacob. Le sorprendió en Belén la veneración que sentían los cristianos por el lugar de nacimiento del profeta Jesús.
Siguiendo más al norte llegó a Damasco, donde estudió con ilustres ulemas y obtuvo una licencia para enseñar. Esta ciudad le cautivó, por sus grandes maestros, la más grande de las mezquitas “Mezquita de los Omeyas”, sus famosos mercados, joyas, telas, libros y cristalería. De hecho, en Damasco Ibn Battuta contrajo matrimonio, esta mujer sería la primera de muchas.
Se unió a una caravana que se dirigía a La Meca, era una forma de estar protegidos contra cualquier peligro y la aprovechó. Finalmente, llego a La Meca. Hay que decir que esta sería la primera vez de siete que Battuta peregrinaría a esta ciudad a lo largo de su vida. Todos los peregrinos vuelven a casa después de los ritos, pero él decidió partir hacia Bagdad.

A recorrer mundo

Bagdad era la capital del islam por aquel entonces. Los baños públicos dejaron atónito al joven viajero que escribió: “En cada uno de estos baños hay muchas celdas (...) Hay un pilón de mármol con dos canalillos, por uno corre el agua caliente y por el otro el agua fría”. Después de ser recibido por el sultán con todos los honores y recibiendo muchos regalos, un caballo, un vestido ceremonial, camellos y provisiones, se lanzó a la mar en dirección a la costa este de África.
Visitó los puertos de Mogadiscio. Mombasa y Zanzibar para dirigirse a la península arábiga y el golfo Pérsico. Destacó la amabilidad de los somalíes, la costumbre de masticar nuez de betel, los cocotales del Yemen y la pesca de perlas en el golfo pérsico.
Decidió ir a la India, era una ruta complicada, Egipto, siria, Somalia, Anatolia (Hoy Turquía); cruzó el mar negro rodeó la costa norte del mar Caspio y bajo a las actuales, Kazajistán, Uzbekistán, Afganistán y Pakistán.
En la India sirvió como cadí durante ocho años al sultán de Delhi. Conocedor de su alma viajera, lo nombró embajador y lo envió al emperador mongol de la China, Toghan Temur. Muchos navíos mercantes hacían la ruta a China, Battuta no tuvo problema en contratar uno. Un naufragio le impidió cumplir su misión diplomática en la China y decidió ir a las islas Maldiva, donde se puso al servicio de un visir (Funcionario musulmán).

De vuelta a casa, malas noticias

De vuelta a Damasco Ibn Battuta se enteró que un hijo que había dejado allí hacía veinte años, había muerto hacía doce y que su padre que vicia en Tánger también había muerto hacía quince años. Era el año 1348 y la peste negra estaba arrasando todo el Oriente Medio. Corrían la oz de que en El Cairo morían veinticinco mil personas diarias.
Un año más tarde llegó a Marruecos y se encontró con que su madre también había muerto a causa de la peste negra unos meses antes.
Con toda esta vida llena de aventuras por el mundo, se puede pensar que buscaría la tranquilidad del hogar, más si se tiene en cuenta que salió de casa con veintiún años y volvió con cuarenta cinco, pues no, sus ansias de aventuras no se habían saciado y se embarcó al poco tiempo rumbo a España. Estuvo tres años, después de los cuales emprendió su último recorrido a Tombuctu, ciudad del país africano que hoy conocemos como Malí.


miércoles, 6 de agosto de 2014

El Cilindro de Ciro



La dinastía de los aqueménidas se inauguró con Ciro el Grande, hijo de Cambises y de Mandane. Ciro el Grande fue Rey de Persia entre (550-530 a.C.).
Se autoproclamó rey de Persia y rigió un territorio que se extendía desde el río Halys al oeste, hasta el imperio babilónico al sur y al este. Pueblos como Egipto, Lidia, Babilonia y las ciudades estado de Esparta en Grecia viendo como su poder se extendía se unieron para derrotar a Ciro. En 546 a.C. cayó el rey de Lidia y en el 539 a.C. le siguió Babilonia.
Ciro fue un gobernante muy tolerante. Entre sus hazañas más importes se encuentran la liberación de los judíos de su exilio en Babilonia, y efectuó la reconstrucción del Templo de Salomón en Jerusalén. Murió mientras iba a Pasargada, ciudad que era la capital de su imperio y donde aún se encuentra su tumba.

La leyenda de Ciro el Persa

El rey de los medos, Astiajes, tuvo un extraño sueño que le tenía inquieto, los magos de la corte le habían dicho que era una premonición, el hijo de un monarca nacería muy pronto y le arrebataría el reino. La visita de su hija, casada con Cambises, le dio la noticia de su embarazo. Estaba horrorizado éste el niño de sus sueños. Astiajes ordenó a su criado Hárpago que en cuanto naciera el niño lo matara, pero éste no pudo hacerlo y le notificó en la fecha del parto, que el niño había nacido muerto, mostrándoles el hijo de unos campesinos, como si de su nieto se tratara. Los campesinos criaron al niño lejos de la mirada del rey. Siendo muy joven Ciro se cruzó con el rey y éste reconoció el parecido, sacó a la luz la mentira, sin embargo, no le hizo ningún daño, pensó que si los dioses querían que viviera, así sería, es más, lo llevó consigo para darle la educación que merecía.

Contenido del cilindro de Ciro

El cilindro de Ciro, explica toda la conquista babilónica, de una forma histórica y sin jactarse de sus victorias. Precisamente se cree que fue escrito después del año 538 a.C. porque la conquista de Babilonia fue justamente en ese año. Establece una comparación entre los malos, los derrotados y el victorioso Ciro. Restituye varias naciones a sus tierras nativas, esa tolerancia ante las tierras conquistadas, cuando lo normal en esa época era arrasar con todo, como pasó en Jerusalén en 587 a.C. este hecho los hebreos quedaron tan agradecidos que lo consideraban un Mesías.

Descubrimiento del Cilindro

Fue descubierto en 1879 y se encuentra en el Museo Británico en Londres, destino de muchos de los objetos valiosos encontrados en la historia de la arqueología.
El cilindro es de arcilla, mide veintitrés cm de largo y once cm de diámetro, su escritura es cuneiforme en cuarenta líneas, no todos ellas guardan la misma conservación.
El gobierno del Shah Mohammed Reza Pahleví, utilizó el cilindro en un objeto de propaganda, en la celebración en 1971 de los 2.500 años de monarquía Persa. Como parte de los festejos regaló a sus invitados una copia del Cilindro de Ciro, promoviéndola como la primera Carta Magna de los derechos humanos de la historia.
Las Naciones Unidas lo tradujeron a seis idiomas, tal es el valor que tiene en cuanto de derechos humanos.
El imperio Persa fue uno de los pueblos más humanitarios que ha conocido la Antigüedad.

lunes, 9 de diciembre de 2013

El reloj del abuelo

El tiempo ha sido unas de las fascinaciones del hombre y llegar a medirlo ha llevado a físicos, astrónomos y matemáticos de todas las épocas a estudiar la forma de poder hacerlo. Desde tiempos remotos estudiaron al sol, las mareas, las fases de la luna, pero necesitaban medir con más precisión el tiempo.Hace cuatro mil años en Egipto, se inventó el primer reloj de sol, pero durante la noche o los días nublados era totalmente ineficaz. Se cree que hace unos novecientos años los chinos fueron los inventores del primer reloj mecánico, con seguridad nadie lo sabe. Lo que sí sabemos a través de la historia del relojes que han pasado por diversas formas y métodos: de agua, de arena, de fuego, hasta llegar al invento del péndulo de Galileo. El primer reloj real.


Galileo

Cuenta la historia que Galileo, que un domingo de 1591, se encontraba en la Iglesia rezando y al mismo tiempo distraído con una gran lámpara suspendida del techo, porque la brisa que entraba por la puerta, la hacía oscilar. En ese vaivén se dio cuenta que el tiempo era constante, aunque el arco de oscilación fuera mayor o menor, los tiempos eran iguales. Al salir de la misa fue directo a su casa e hizo la comprobación con un peso colgado de una cuerda. Era cierto los tiempos eran iguales. En unos de sus estudios que llamó “Discursos” lo que dejo plasmado así: “Supongo que la velocidad adquirida por un mismo objeto móvil sobre diferentes inclinaciones del plano será la misma siempre que las alturas de esos planos sean iguales.

El reloj y la imprenta

El reloj fue un despertar de los biorritmos del hombre de la misma naturaleza que lo fue el alfabeto para la cultura. Se puede afirmar sin temor a errar que su invento está en la línea de importancia con la imprenta, de hecho, durante el Renacimiento, Shakespeare, en el soneto LX hace una clara referencia del reloj con la imprenta en los versos del final:

Como olas que avanzan hasta la pedregosa orilla
se precipitan nuestros minutos hacía su fin,
sustituyendo a la que la precede,
en semejante labor todas compiten (…).
Aún así en tiempos por venir, mis versos perdurarán
loando tu valía, a pesar de la cruel aguja”.


Sin embargo, esta parte romántica del reloj la hemos perdido y todos somos esclavos de él, desde el inicio del día con el despertador, hasta la noche. Y a pesar de esto sigue ejerciendo su embrujo, ¿quíen no se ha dejado el reloj un día? ¡Catastrófico!Volvamos al reloj del abuelo, éste es sin duda el que más nos fascina, es elegante, transmite fortaleza, poderío, como si nos dijera: Yo soy el verdadero dios del tiempo. Su estuche, su caparazón, ha sido fabricado por las mejores maderas, adornados por las bellas figuras y con una gran variedad de colorido e incluso en oro. Ha estado y está en las estancias más importantes de palacios, mansiones, torres o casas y hoy en día nos sigue hipnotizando ese sonido del péndulo que no para tic-tac. El libro “Keeping Time” comenta: “Con su sonido constante y pausado, un reloj de pie puede infundir cierta calma al espíritu, y nos transporta a lo que consideraríamos una época más sosegada Tal vez es la mejor conclusión para que la gente siga encontrando fascinante y atractivo el reloj del abuelo.